Dime qué deporte practicas, y te diré tu rutina cosmética deportiva

Pásate a la cosmética deportiva. No importa si tu rutina de entrenamiento es en un gimnasio, en tu casa o al aire libre, si haces yoga o boxeo. Una piel deportista se enrojece, se siente más tirante y, a veces, se inflama e irrita. Pero no solo eso, dependiendo del deporte que practiques, tu rutina puede variar un poco. 
Echa un vistazo a las distintas opciones de cuidado de la piel según el tipo de deporte que más practiques: 

Rutina cosmética para fitness en sala:

De sobra sabemos que este tipo de ejercicio en el que se realiza tanto trabajo con mancuernas, pesas, barras y demás máquinas nuestras manos son las que más sufren. Rozaduras y durezas suelen ser los mejores amigos de nuestras manos siempre que practicamos este tipo de deporte. Pero ojo, el resto de nuestro cuerpo también lo sufre. En la cosmética deportiva no hay reglas, pero siempre hay cosas que sí y cosas que no...

Cosas que NO:

Lavarte el pelo todos los días

Vas a sudar tanto que vas a querer hacerlo, pero te decimos desde ya que no es buena idea. Sabemos que es difícil no querer lavarte el pelo después de una buena sesión de ejercicio con la que sudamos por todos nuestros poros. Si es algo que no puedes evitar, intenta lavarte el pelo sin champú o con un champú específico de uso diario. De esta manera evitarás arruinar su calidad.

Cosas que SÍ:

Hidrátate mucho, pero mucho mucho:

El aire acondicionado y la calefacción junto con la deshidratación causada por un exceso de sudor mientras realizamos ejercicio, va a hacer que tu piel pida a gritos un chute extra de hidratación post entrenamiento. Zonas innegociables: rostro, cuello, escote y manos. Para rematar la rutina, utiliza un buen serum facial antioxidante después de aplicar la hidratante.

RUNNING

Correr es un deporte que aporta mucho bienestar físico y mental. Pero, sí, incluso aquí hay un pero en cuanto a al cuidado de la piel se refiere, este deporte quizás sea uno de los que haga que tu piel envejezca antes de lo previsto. El por qué es muy sencillo: exceso de exposición a los rayos solares, frío, viento y contaminación.

Recomendamos:

Protégete siempre, siempre y siempre del sol (también en invierno) y si es por la montaña, mucho más. Utiliza una protección solar adaptada al deporte, que aguante la sudoración y la humedad y que su aplicación sea sencilla y rápida, y que se absorba en segundos. Los formatos en stick son perfectos para estas ocasiones, son tan cómodos que no tienes ni que utilizar las manos a la hora de aplicarlos. 

Para evitar las tan temidas arrugas en el área cercana a los ojos, intenta  utilizar siempre que puedas gafas de sol con filtro de rayos ultravioleta. 

Hidratación:

Hidrata mucho la piel después de entrenar. Después de hacer ejercicio, nuestro cuerpo y nuestra piel están cansados y deshidratados. Así que, utilizar hidratantes que nos alivien, hidraten y refresquen nos parece siempre la mejor opción. 

No nos olvidemos de los pies. Sufren mucho con el running y lo más común es que aparezcan las tan temidas ampollas y rozaduras. Cuida tus pies frecuentemente, incluso hay pedicuras específicas para runners y, por supuesto, hidrátalos con mucho mimo.

NATACIÓN

Practicar natación en un deporte, que duda cabe, más que bueno y que, además, no supone ningún impacto en nuestra articulaciones. Pero, ¿qué pasa con el cloro? Pues que un exceso de este elemento químico puede alterar el aspecto de la piel y cabello, siempre y cuando no los cuidemos.

Recomendamos:

Algo obligatorio es el uso de gorro especial para este deporte, recuerda que si optas por lavar tu pelo todos los días después de tu sesión de natación, hazlo con un champú reparador y eliminador del cloro

Después de tu ducha, hidrata bien tu piel para que su función barrera siga funcionando al 100%. Si eres de los que prefieres nadar en aguas abiertas, usa siempre un protector solar resistente al agua. 

ESQUÍ

Para los que según cae el primer copo ya están sacando los esquís, tened en cuenta que la nieve refleja el 85% de los rayos ultravioleta. En la montaña estamos todavía más cerca del sol, así que, ni que decir tiene que cuando empieces tu práctica deportiva en la nieve, tu barrera protectora será tu salvación, pero no solo cosmética, también la ropa y accesorios serán nuestros aliados perfectos: gafas, gorros, guantes, …

Recomendamos:

Volviendo a la piel, un protector de SPF 50 tanto para la cara como para los labios, no hay más secreto. Recomendamos utilizar un formato pequeño, de 50 ml está bien, para llevarlo siempre contigo y reaplicarlo con frecuencia.

Después de tu sesión de esquí y snow, hidrata muy bien tu piel (cara y cuerpo). El sudor y el frío habrán hecho que tu piel se seque más de lo normal. Con una buena hidratante haremos que nuestra piel vuelva a estar en forma y lista para nuestra próxima sesión de deporte en la nieve. 

YOGA

En una clase de yoga se pasa por muchas posturas, y algo que resulta muy incómodo es que tu pelo se caiga por la cara todo el tiempo. Ojo a la ecuación: Pelo + sudor en el rostro, siempre dará un resultado negativo.

Así que, intenta sujetar bien tu pelo y limpiar muy bien tu rostro antes de tu sesión de yoga.

Esa sensación de energía que te hace casi flotar después de tu práctica de yoga, la verdad, no tiene precio. Y, para que esa sensación de calma energética después de tu práctica dure más tiempo, agradecerás una ducha con algún gel con aromas relajantes. La aplicación de algún aceite que ayude a calmar los músculos si los hemos forzado de más, también será bienvenido.

Visto lo visto, no importa el tipo de deporte o disciplina que practiques para que tu piel esté siempre a punto y en forma. ¿Sigues teniendo dudas? En nuestro perfil de Instagram encontrarás respuesta a cualquier duda sobre cosmética deportiva.